Noticias

Día Internacional del migrante: un llamado de apoyo para los albergues migratorios

El Día Internacional del Migrante, proclamado en el año 2000 por la ONU y que se conmemora cada 18 de diciembre, es un recordatorio sobre la necesidad de colaboración entre países para ofrecer soluciones a las dificultades que enfrentan las personas en proceso de migración, además de buscar que las condiciones para esta sean un proceso seguro, regular y digno.

A 22 años de su proclamación, actualmente enfrentamos una gran cantidad de desafíos para lograr esto en las fronteras de EE.UU. y México:

  • Durante la pandemia, EE.UU. cerró su frontera bajo el Título 42, que le negó a todos los adultos y familias el derecho a solicitar asilo, haciendo que fueran expulsados inmediatamente al país mexicano, aumentando la deportación de las personas que entran de forma “ilegal”.
  • La dependencia de México con Estados Unidos ocasiona que las políticas tengan que estar alineadas a sus intereses, por lo que México detiene los flujos migratorios de las personas de Centroamérica para que no lleguen a su frontera, aún si eso implica la violación de derechos humanos.
  • El sistema de asilo y refugio en el país del norte es muy restrictivo, lo que provoca que se deba esperar años a que se procese una solicitud, a menos que seas un niño o adolescente migrante no acompañado.

Es necesario mencionar que varias personas en proceso de migración empiezan a pedir refugio en México con el fin de tener un documento que les permita transitar por el país y llegar hasta EEUU; sin embargo, a pesar del aumento en las solicitudes de refugio en el país, no se tienen las políticas públicas ni los programas necesarios para integrar adecuadamente a esta población.

Por esto, la lucha por los derechos humanos de la población en situación de migración, así como la búsqueda de un proceso migratorio seguro y digno para las personas, necesita que se hagan mayores esfuerzos en los próximos años para lograr un cambio verdadero.

Organizaciones sociales en protección de los derechos humanos de la población migrante

Actualmente, el trabajo de protección y defensa de las personas migrantes ha recaído principalmente en las organizaciones de la sociedad civil, por lo que la colaboración con ellas es esencial.

Un ejemplo de estas organizaciones es el albergue Casa Betania (Santa Martha) en Salto de Agua, Chiapas; estando en un lugar clave en el inicio de la ruta migratoria, al encontrarse cerca de la frontera sur y al lado de las vías del tren. En este albergue, las personas pueden quedarse de uno hasta tres días donde reciben una atención completa con asesoría jurídica, atención psicológica y médica, así como un lugar seguro para descansar en lo que continúan su camino o consideran sus opciones.

Es necesario mencionar que el albergue no cuenta con el financiamiento de organizaciones, por lo que existen carencias como la falta de un equipo de trabajo especializado con abogados, enfermería, psicólogos, entre otros. Por esto, la Cátedra de Investigación Elías Landsmanas Dymensztejn – Anahuac en niños migrantes no acompañados, está formando un equipo de trabajo multidisciplinario que apoye en distintos albergues del país.

En visita al albergue Casa Betania, se dedicaron a apoyar en las actividades rutinarias y de enfermería, a platicar con las personas que operan el lugar para conocer sobre las necesidades de las personas, a dar información sobre la ruta y el refugio en México, así como explorar las formas de colaboración para próximos proyectos. Además, platicaron con las personas en situación de migración para conocer su experiencia y planes a futuro.

Según Aidé Mendoza, investigadora de la Cátedra, “una de las principales necesidades es la falta de personal en los albergues que trabaje con enfoque de niñez y adolescencia, ya que la atención que se les brinda es la misma que a los adultos y termina por perjudicarlos. Por esto, buscamos colaborar con albergues que reciben NNA no acompañados y tengan la necesidad de personal especializado en este grupo poblacional”.

En el albergue, con apoyo de la Fundación Pablo Landsmanas para entregar víveres, pudieron realizar un convivio con las personas del refugio, de manera que compartieron una mayor variedad de alimentos junto con música que las personas compartían de sus países de origen.

Este tipo de apoyos es esencial para los albergues en México, ya que dependen de la ayuda de las fundaciones, empresas, organizaciones internacionales o personas que deciden colaborar con estas causas. Por esto, es necesario mayor difusión a la labor de estas organizaciones que trabajan por lograr una vida digna para la población en proceso de migración, y un mayor compromiso de toda la población por el bienestar común.

Si quieres contactar a Casa Betania para apoyar o recibir atención, puedes encontrarlos en Facebook como: Casa Betania – Santa Martha, y en la dirección Calle San Francisco, 299000, Salto del Agua, Chiapas.

Categorías:Noticias

Etiquetado como:,,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *